DR. CARLOS ALEJANDRO ALLENDE CASTELLANOS-UROLOGIA INTEGRAL Y AVANZADA
 
 
 
 
 
 
 
 

Entérese de los procedimientos y males en enfermedades del tracto urinario

 

Cirugía laparoscópica

La cirugía laparoscópica es una la alternativa a la cirugía abierta convencional y es una Intervención quirúrgica “mínimamente invasiva” en la que una pequeña cámara llamada laparoscopio es utilizada para ver dentro del abdomen.

El laparoscopio transmite la imagen de los órganos internos a un monitor a través del cual el cirujano pueda guiarse para realizar diferentes procedimientos quirúrgicos.

Es una técnica especializada para realizar cirugía en donde supone practicar 3 o 4 pequeñas incisiones (orificios de 0.5 a 1 cm) en lugar de una herida de 15 a 20 cms a través de la piel e introducir instrumentos en el cuerpo para realizar una reparación. A veces, una intervención con anestesia general en la que se da de alta al paciente en el mismo día.

Infección urinaria

La orina normal no contiene bacterias (gérmenes), pero las bacterias se encuentran normalmente cubriendo toda la piel y además se encuentran en gran número en las materias fecales y en el ano.

En la mujer el orificio de la uretra está a pocos centímetros del ano, por lo que las bacterias tienen más facilidad para penetrar en el aparato urinario, llegar a la vejiga y producir una infección llamada cistitis, que puede causar dolor en el vientre y ocasionará una necesidad urgente de ir a orinar, aunque solo pueda hacer unas pocas gotas que al salir producen quemazón.

La orina puede tener un olor desagradable y en ocasiones notará que tiene sangre (hematuria). También puede tener escape de orina.

Si las bacterias suben hasta los riñones por los uréteres pueden producirse infecciones de los mismos llamada pielonefritis.

La infección de los riñones es mucho menos frecuente pero más severa que la cistitis, esta produce dolor en la espalda y fiebre y si no hay tratamiento rápidamente las bacterias pueden pasar a la sangre y causar una infección muy severa que puede ser mortal y que se llama sepsis. En estos casos el paciente debe ser hospitalizado en cuidados intensivos.

En los niños, los síntomas de infección puede que no sean tan claros como en los adultos y en ocasiones sólo se manifiestan por irritabilidad, pérdida de apetito, fiebre o solamente presentar un aspecto de enfermo.

Cálculos renales

Los cálculos renales se refieren a la formación de un trozo de material sólido compuesto de sales de fosfato y carbonato cálcico o úricas, dentro del riñón a partir de sustancias que están en la orina.

La piedra se puede quedar en el riñón o puede desprenderse e ir bajando a través del tracto urinario. La intensidad de la sintomatología (dolor) está generalmente relacionada con el tamaño del cálculo. En ocasiones se produce su expulsión casi sin sintomatología.

Los cálculos pueden quedarse trabados en uno de los uréteres, en la vejiga, o en la uretra, produciendo la sintomatología de dolor (cólico nefrítico), disuria (dificultad al orinar), o signos como hematuria (presencia de sangre en la orina).

Varicocele

El varicocele se refiere a la dilatación de las venas del cordón espermático que drenan los testículos, las cuales se vuelven tortuosas y alargadas. En el varicocele femenino, la dilatación se produce en la vena ovárica y da lugar a varices pélvicas (uterinas, vaginales, vulvares, rectales y anales) y en piernas, ocasionando el denominado síndrome de congestión pélvica.

Los vasos sanguíneos que nutren al testículo se originan en el abdomen y descienden por el conducto inguinal, formando parte del cordón espermático, hasta llegar a la gónada. El flujo de sangre venoso está controlado por una serie de válvulas que impiden el reflujo sanguíneo. Unas válvulas defectuosas o la compresión de las venas por estructuras adyacentes, pueden causar la dilatación de estas venas y originar un varicocele.
DR. CARLOS ALEJANDRO ALLENDE CASTELLANOS-UROLOGIA INTEGRAL Y AVANZADA-Endoscopía